Diario

EL CAMINO

¿Os acordáis de vuestro primer día de prácticas o de vuestro primer día de trabajo? Yo sí. Llevaba el uniforme perfectamente planchado por mi madre y unas zapatillas blancas adidas stan smith impolutas. A las alumnas no se nos permitía llevar zuecos y menos de colores, alguna estudiante se había torcido un tobillo haciendo práctica y desde entonces había que ir con calzado cerrado.

Mi primer día fue an la planta de neurología de un hospital terciario con mi compañera de clase Leire. No nos conocíamos mucho, pero aquellas prácticas nos han unido… para siempre (creo yo). Ese día nos llevaron a una sala a aprender como abrir ampollas de cristal, las que ahora abrimos con destreza sin necesidad de gasa o con la esquina del uniforme. Me corté tres dedos.

Estos días estoy rara, como en mi primer día de prácticas, como ese día que sentía que llevaba un uniforme que me quedaba unas tallas grandes porque la responsabilidad que acarreaba. Pero era joven, muy jovencita, 19 años tendría. Creo que la inconsciencia de la envergadura que supone aprender a ser enfermera me permitía seguir adelante.

Y ahora, casi catorce años después, cuatro OPEs, tres EIRes y un máster abandonado por el proyecto del libro aquí estoy. En mi octavo mes de embarazo literario a punto de ver nacer éste proyecto que nació el 30 de diciembre de 2016. Así es, esto no ha sido cosa de un día para otro, ha sido un proceso largo, en el que me he sentido (y me siento) perdida. Como una alumna en prácticas. Entras en un mundo que no tienes ni idea por donde cogerlo y vas aprendiendo a trompicones.

El otro día me llamó una amiga y le di una “master class” sobre editoriales y sabéis ¿cómo he aprendido tanto? sola. Me he recorrido cientos de webs, primero aprendiendo como se construye un libro, de cuantas palabras hay que escribir, de ver cuales eran mis opciones y un día ¡zas! alguien se puso en contacto conmigo, sin yo esperarlo. Estaba en el sofá de mi casa y recuerdo que casi se me sale el corazón por la boca. Ahí empezó el trabajo, pero para mi, que siempre me ha gustado escribir y que por desgracia o por fortuna, tengo facilidad para contar gilipolleces, el trabajo duro está siendo ahora.

Vas descubriendo, desgranando, analizando el mundo de los libros, de los lectores, de los escritores y esto es un mundo paralelo. De hecho, muchas veces me digo a mi misma… si es que yo no sé nada de esto, yo “pongo tiritas” (es una forma humorística de definir la profesión porque de sobra sabéis que para mi la enfermería es mucho más que una tirita).

Es todo como muy raro, como si estuvieses intentando caminar sobre cristales sin cortarte. No me importa cortarme, se suturar y se hacer curas, pero hombre, tampoco es el mejor plan del mundo.

Hoy es ya 2 de febrero, queda un mes escaso para que salga y para que algunos leáis un pedacito de mi. No tengo miedo a eso, se que a algunas personas les gustará y a otras no, como dice alguien por ahi “no puedes gustarle a todo el mundo, no eres una croqueta”.

He tenido la suerte que la vida me ha puesto a un editor que ha aguantado mucho, porque una que es intensa, pues se toma las cosas muy a pecho. Y él es muy relajado. Esa portada tan bonita que veis (por lo menos a mi me gusta). Se la debo a él. Yo le mandé unos garabatos hechos en el ipad y unas indicaciones y ese fue el resultado.

Cuando leais la contra portada, que es muy bonita por cierto, también la hemos hecho entre los dos. Yo le bombardeo con ideas y el las pule. Él es así, pule los bordes del cristal. A veces me da pena pensar que éste viaje tendrá un final, una despedida. Alguien con quien te mandas 10 e-mails en un cuarto de hora, porque el caballero no habla por teléfono, y piensas “que raro se va a hacer que no esté ahí”. Pero la vida es así, vas haciendo tu camino, hay gente que te acompaña, unos se quedan, otros se van… pero para mi caminar estos meses tan intensos con él, ha sido toda una experiencia. Tengo sabor a despedida, para él yo soy una escritora, porque soy una entre tantas, pero para mi que nunca he tenido un editor, él siempre será mi editor, mejor dicho. EL editor.

El 15 de febrero voy a Barcelona, a conocer a mi libro en persona. No sé si lo podré enseñar, pero tengo miedo. Salgo de guardia el 14 de febrero a las 12 de la noche, cojo un avión a las 7 de la mañana del dia 15 y vuelvo el mismo dia por la tarde porque el 16 tengo guardia.

Fue una idea que se me ocurrió, asi en un impulso (de los mios) de ir a Barcelona a por el libro, en mi semana del infierno de trabajo, y en la editorial, no me pusieron ni una pega. Pensé que igual no volvía a tener la oportunidad de conocer una editorial por dentro, ir a recoger un libro… o no sé, un montón de cosas nuevas que tiene todo esto.

Tengo a mi melli allí, pero si os digo la verdad, Barcelona es una ciudad en la que me siento cómoda, me recuerda en muchas cosas a Bilbao. De hecho hoy le he dicho a mi melli que si no puede comer conmigo que no pasa nada, que no me importa perderme por las calles, entrar en librerias y en papelerías y mirar porque no me dejéis que compre ni un libro más, ni una pluma más.

Y nada, que no podía dormir y ya sabéis que yo os escribo cuando no puedo dormir muchas veces, solo para deciros que estoy super cansada (pero de forma positiva) y muerta de miedo (que es humano), pero estoy tranquila, porque yo confío en el destino. “Porque nuestro destino es molón”, “Claro que es molón, es el nuestro” me has dicho. He llorado, respirado y mañana saldrá el sol (txipiron).

Besos apretaus.

P.D: La foto de es de Jon Anzola de la noria del Tibidabo en Barcelona.

2 comentarios en “EL CAMINO”

  1. Es normal que estés nerviosa, ansiosa y de todo, pero no te preocupes tu libro va a gustar a mucha gente. Él es un poco reflejo de la autora y tu eres una persona maravillosa, espontánea como pocas y sobre todo una buena persona, de las que por cierto cada vez hay menos. Asi que lo que tienes que estar es orgullosa de haber conseguido publicar tu libro, el resto ya llegará. Un abrazo muy gordo preciosa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s