Diario

Diario, cap. XIV

El tercer sábado de cada mes de septiembre se celebra el Día mundial del donante de Médula Ósea.

Hoy os vengo a hablar de mi experiencia sobre éste tema.

Lo reconozco, me costó mucho tomar la decisión, estuve meses dándole vueltas porque me daba miedo. Un miedo egoista que me hacía pensar en el dolor que pudiese provocarme, en las consecuencias, en el proceso. La ignorancia.

Después de hablar unas cuantas veces con Mónica (cuánto te debo….) al final tomé la decisión de pedir información. Cada comunidad autónoma tiene sus propias normas aunque todos los datos quedan registrados en la REDMO (registro de donante de médula ósea), en la fundación Josep Carreras.

Yo vivo en el País Vasco y lo que hice fue poner en Google “donar médula País Vasco” y ahí me salió el teléfono de referencia del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza). Llamé por teléfono y me explicaron como era el proceso. Después de eso me mandaron la información vía e-mail para que la pudiese analizar concienzudamente. Una vez entendida la información, volví a llamar para pedir cita.

En mi caso fui al Hospital Universitario de Basurto donde me recibió la enfermera coordinadora. Me explicó de nuevo cual era el proceso y me aclaró todas las dudas. Una vez aclaradas, firmas un consentimiento informado, te sacan una analítica y entras directamente a formar parte del registro.

Pero la duda a la que todos nos asalta ¿Cómo se dona médula ósea?

Pues hay dos formas:

  • Por aféresis: es una técnica muy parecida a la donación de sangre. Te “conectan” a una máquina durante cuatro horas en la que extraen de tu sangre los componentes que son necesarios.
  • Punción ósea: ésto se hace hace en quirófano y bajo anestesia. Se punciona un hueso grande (pala iliaca) y se extrae la médula.

Vale, ahí entré en pánico porque lo del quirófano me daba un poco para atrás, pero como todo, siempre hay que sacar la parte buena y es que en el consentimiento tu puedes decir como quieres ser donante, si mediante aféresis o mediante punción. Lo reconozco, fui una cobarde y no me importa reconocerlo, yo sólo firmé para serlo mediante aféresis.

¿Y si hay alguien compatible con tu médula?

¡Enhorabuena! ¡Puedes salvar una vida! eso lo primero y luego el proceso. Se requiere una premedicación, tanto para el donante como para el receptor. Hablemos del procedimiento del donante.

Te dan unas inyecciones que se ponen de forma subcutánea para estimular tu medula ósea, para decirlo llanamente, para que crees células para ti y para el donante. Esa medicación tiene efectos secundarios, como dolor oseo, mal estar… sintomas que se solventan con la toma de paracetamol. Por lo tanto, si somos capaces de soportar procesos incómodos como una gripe, podemos soportar ésto y más y sobre todo cuando vas hacer un regalo tan grande.

Una vez entrado en el registro, puede que seas compatible con alguien en dos días, un mes, un año o nunca. Yo llevo un año en el registro y todavía no he sido compatible con nadie, así que no es una cosa inmediata en principio.

También anotar que siempre eres libre de salir del registro cuando quieras, que igual que te has hecho donante puedes dejar de serlo, libertad absoluta.

Y hasta aquí, si tenéis cualquier duda no dudéis en poneros en contacto conmigo.

Recuerda que donar médula, es donar vida.

IMG_0042

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s