Diario

Querido diario:

Hoy no me he levantado con ninguna canción casposa rondando mi cabeza, porque entre la bicicleta y tri-cio-ne-ra, nananana que tu me quieras, men-ti-ro-sa nannana. Odio esa canción! pero claro, basta que la odies para que se te meta en la cabeza.

Es como los anuncios malos, de esos que dices “joder, se habrán quedado calvos de pensar en hacer ésta mierda de anuncio” y solo hacen ponerlo, una y otra vez, una y otra vez y a ti te dan ganas de que el producto en si desaparezca del mercado.

Bueno, que me disperso y no os cuento lo que os venía a contar. Ayer pasamos unos pocos de nervios en la familia pero hasta no hablar con mi tía y comentarle la entrada de blog no quería compartirla con vosotros.

Corría el año 2004 cuando nació una niña mas bonita que todas las cosas (una frase muy de nuestra familia) y yo terminaba la carrera. Vamos que la niña vino con un pan debajo del brazo. Bueno mas que pan con un mogollon de turnos, falta de sueño, cansancio y no tener vacaciones debajo del brazo (viva la enfermería!). Se bautizó un 10 de julio y yo me bebí toda la cerveza del mundo porque era la madrina de la criatura y había que celebrarlo, eso si, no me bajé de los tacones en todo el día, tenía los pies llenos de ampollas de las sandalias, pero oye, con la cerveza como que no me enteré mucho.

Ahora la tenemos un poco pachuchilla ingresada desde hace quince días. Pero ella no pierde la sonrisa. Ha heredado la fortaleza del gladiador, que no se rendía nunca. Pues ella tampoco. Que hay que cogerle una vía central y le pinchan tres veces? pues nada, ella llora un poco, es normal, luego sonríe, les da las gracias y les dice a las enfermeras y a los médicos que son “muy apañaus”. Tocate los rulos Maripili, que te cascan tres pinchazos y encima da las gracias, pero es que ella es así.

La vida le ha obligado a madurar, quizá antes de tiempo, la vida le ha obligado a saber lo que son los pinchazos, el dolor, vomitar, sentirse debil pero ¿alguna queja? bueno, alguna, pero pocas. Ayyy si yo estuviese en su lugar, bueno yo me cambiaba ahora mismo porque si yo pudiese evitarle todo, se lo evitaba, pero como no puedo… pues intento que esté bien. No me gusta hablar con ella mucho por teléfono cuando está asi un poco regular porque se me parte el corazón y hombre pues a una le duele lo suyo, aunque no se como lo hace que siempre termina sacandome una sonrisa.

Y ahi esta ella, fuerte, valiente, alegre, porque esté como esté ella es feliz. Vamos con lo que le gusta a ella el postureo!! y hacerse selfies, ponerse guapa, maquillarse, ponerse su melena rubia de mil formas… y es que la tía tiene pelazo ¿eh? que te da un golpe de melena y es capaz de sacarte una muela. Es alta y espigada y ya los primeros signos de la adolescencia asoman a su cuerpo. Para mi siempre será mi niña pequeña, la que sujeté en la inglesia aquel día, pero la niña se nos está haciendo mayor.

¿Adversidades? cada uno tiene las suyas, claro está, pero para mi ella es un ejemplo a seguir, un ejemplo de fortaleza, como su tío, porque Juanra ha dejado su legado en muchas personas de la familia. Ha sido un ejemplo de lucha para todos nosotros, porque le hemos visto caerse y levantarse muchas veces y Daniela, es gladiadora,

Daniela, puede que te caigas 100 veces pero otras 100 más te vas a levantar, como lo has hecho siempre y dando ejemplo, con su sonrisa y tu pelazo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s